La diabetes puede dar lugar a la aparición de lesiones cutáneas y ulceras en el 30% de los pacientes Esto se debe a la afectación de la enfermedad diabética sobre vasos, nervios y tejido epitelial. Por otra parte, son pacientes que por su propia patología de base tienen un elevado riesgo de infección, provocando complicaciones importantes generales o locales.

La úlcera diabética y el pie diabético son una alteración clínica de base etiopatogénica neuropática e inducida por la hiperglucemia mantenida, en la que con o sin coexistencia de isquemia, y previo desencadenante traumático, produce lesión y/o ulceración del pie".

La enfermedad arterial oclusiva es cuatro veces mayor en la población diabética que en los que no padecen esta enfermedad. Aunque la enfermedad vascular periférica en los diabéticos es el resultado de una aterosclerosis acelerada en cuya patogénia intervienen distintos factores, es similar a la que presentan las personas no diabéticas.
Los factores de riesgo asociados al desarrollo de enfermedad vascular periférica son: hipertensión arterial, microalbuminuria, dislipemias, hiperglucemia, hiperinsulinismo y obesidad. Estos factores de riesgo deben ser controlados adecuadamente.

A nivel de la microcirculación existe un engrosamiento de la membrana basal capilar. Este engrosamiento no es oclusivo y es el cambio estructural dominante en la retinopatía y en la nefropatía. La consecuencia es un aumento de la permeabilidad capilar y un deterioro en la autorregulación del flujo que en el riñón se manifiesta por microalbuminuria y en el ojo por la formación de exudado (desprendimiento de retina).

En la úlcera diabética estos cambios pueden dificultar la migración leucocitaria así como la respuesta hiperémica que se produce tras una lesión. Esto facilitaría la infección así como la progresión de la misma.
Las neuropatías diabéticas son desórdenes complejos y heterogéneos que involucran una amplia gama de anormalidades que afectan tanto al sistema nervioso periférico como al nervioso autónomo.

Los pacientes diabéticos debido a la insuficiencia vascular y a la neuropatía, presentan un riesgo mayor de presentar lesiones que los individuos no diabéticos y, que una vez que la infección se ha establecido, presenta una mayor gravedad. La extremidad isquémica no responde a la infección con incremento de la perfusión local, formación de edema e infiltración leucocitaria de la misma forma que la extremidad bien vascularizada. Tampoco los antibióticos llegan al sitio de la infección en una concentración adecuada debido a la inadecuada perfusión tisular.
Típicamente, las lesiones son multisegmentarias tienen una preferencia por las arterias infrageniculares y suele respetar las arterias del pie. Los factores de riesgo asociados al desarrollo de enfermedad vascular periférica son: tabaco, hipertensión arterial, dislipemias, hiperglucemia, hiperinsulinismo, obesidad y microalbuminuria. Estos factores de riesgo deben ser controlados de forma adecuada, ya que por ejemplo la hipertensión arterial se asocia con un incremento en el riesgo de amputación.

A nivel de la microcirculación existe un engrosamiento de la membrana basal capilar. Este engrosamiento no es oclusivo y es el cambio estructural dominante en la retinopatía y en la nefropatía. La consecuencia es un aumento de la permeabilidad capilar y un deterioro en la autorregulación del flujo que en el riñón se manifiesta por microalbuminuria y en el ojo por la formación de exudados.
En el pie diabético se teoriza que estos cambios pueden dificultar la migración leucocitaria así como la respuesta hiperémica que se produce tras una lesión. Esto facilitaría la infección así como la progresión de la misma.

 

La ulcera debe desbridarse con regularidad, con la eliminación de todo el callo y del tejido no viable formado alrededor de la ulcera. Esto facilita la formación de una herida con tejido de granulación sano que cura a partir de la base y no a partir de los bordes.
Ante la existencia de infección, se requieren antibióticos de amplio espectro con cobertura aeróbica y anaerobia, incluyendo estreptococos y estafilococos.

La esfera de acción de este sistema terapéutico, tiene una probada respuesta, beneficiando al paciente por los resultados obtenidos y evitando en muchos casos tener que recurrir a métodos invalidantes y cruentos como la cirugía.
La evolución del miembro afectado, va acompañada de una mejoría de la patología de base.

 

Antiinflamatoria, Analgésica y Regenerativa; Mejora la circulación sanguínea, en especial la microcirculación; Aumenta la saturación de oxigeno; Estimula el metabolismo a nivel celular; Disminuye la edematización; Favorece la formación de anticuerpos; Activa el sistema Inmunológico; Favorece la síntesis del colágeno; Incrementa la revascularización; No produce efectos adversos o secundarios, ni inicia ningún proceso iatrogénico. Es 100% seguro.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

diabetica.htm diabetica.htm